Museo Jumex.

Por Pablo Arredondo

Clavado como cuA�a en el hervidero oficinista que en un instante ha aparecido en la colonia Nueva Granada se levanta elegante y sA?lido el Museo Jumex. El nuevo esfuerzo educativo y curatorial de la FundaciA?n Jumex ofrece de esta manera una antA�poda absoluta al vecinA�simo Museo Soumaya; la yuxtaposiciA?n no podrA�a ser mA?s contrastante; piedra y titanio, sobriedad y alarde.

A�Apenas abierto el pasado 19 de noviembre el Museo Jumex ofrece un atizo a la vista y el tacto desde la selecciA?n de materiales de su recinto, diseA�ado y construido por David Chipperfield Architects, consistente despacho britA?nico. El travertino de sus muros y pisos y el acero recubierto de su escalera son ya un estA�mulo al visitante. El edificio se divide en tres galerA�as, que ocupan la parte alta, un lobby de acceso y, en el sA?tano, una pequeA�a librerA�a de arte contemporA?neo.

Las dos galerA�as superiores estA?n ahora ocupadas por la exposiciA?n Un lugar en dos dimensiones: una selecciA?n de ColecciA?n Jumex + Fred Sandback y James Lee Byars: A? an Autobiography. La primera es una exhibiciA?n doble en el sentido que una selecciA?n bien pensada y curada del gran acervo de la ColecciA?n Jumex, la mayor colecciA?n de arte contemporA?neo de LatinoamA�rica, comparte el espacio y dialoga con una selecciA?n de la obra de Fred Sandback, artista minimalista norteamericano. Esta ultimo cuerpo artA�stico, una serie de piezas a base de lA�neas y planos de estambre, ademA?s de dialogar y puntualizar el recorrido de la exposiciA?n funciona acentuando el espacio del recinto uniendo en un sA?lo discurso la ColecciA?n, la obra minimalista en sA� y el espacio arquitectA?nico en el cual ambos de desarrollan.

A�La selecciA?n presentemente expuesta de la ColecciA?n Jumex es muy amplia y variada mezclando piezas de artistas mexicanos con obras de artistas internacionales ya consagrados. El publico capitalino podrA? aquA� toparse quizA?s por primera vez con una pieza de Donald Judd o con una serigrafA�a de la serie Blue Jackie de Andy Warhol. Los artistas mexicanos que en los A?ltimos aA�os han causado furor tambiA�n estA?n bien representados y obras insignes de Gabriel Orozco, Francis AlA?s y Gabriel Kuri ofrecen al visitante un suelo quizA?s mA?s entraA�able y cercano.

A�La segunda galerA�a estA? dedicada a la exhibiciA?n personal mA?s grande en Norteamerica de James Lee Bryars, artista conceptual y performancero originario de Detroit pero avecindado en medio mundo. En esta frA�a sala, cubierta casi en su totalidad de negro, se puede disfrutar de los juegos, provocaciones y poemas de este artista. Ante la pluralidad polifA?nica de la sala anterior este espacio es un conciso, calmo y puntilloso ambiente dedicado a un artista A?nico y contundente. AdemA?s de estA?s dos propuestas el Museo Jumex ofrece un interesante circuito de plA?ticas, conferencias y coloquios en los que participan algunos de los artista expuestos y en los que se discuten temas A�ntimamente ligados con la obra.

A�La tercera sala por el momento estA? vacA�a al igual que el espacio en el patio de acceso dedicado a una inacabada y desconocida instalaciA?n. El sA?tano con su piso multicolor de mA?rmol alberga los servicios y una bien escogida librerA�a con revistas y libros, quizA?s caros pero igualmente valiosos. Recomiendo ir en fin de semana cuando me imagino que las complicadas vA�as de acceso sean mA?s fluidas y las peripecias para llegar menos complicadas. El acceso cuesta 30 pesos, 15 con credencial de estudiante o maestro.

Ya no hay que ir hasta Ecatepec para disfrutar la ColecciA?n, quizA?s lo que le falta es aquello que a su vecino, el Soumaya le sobra, espacio. Pero es de esperarse que en los 1600 m3 desfilen de manera fluida muchas y diversas propuestas curatoriales. En resumidas cuentas un nuevo espacio con un acervo privilegiado se suma a la oferta de arte contemporA?neo de la Ciudad de los Palacios o mA?s bien ahora la ciudad de los museos.

Comentarios

Comentarios