La inseguridad pone en alerta máxima a Pemex… y la Reforma Energética

El histórico desabasto de gasolina en varios estados es sólo la punta del iceberg de los muchos problemas que la inseguridad causa a la vulnerable infraestructura del sector energético.

Por Javier Arreola @jarreolar

Piedra Angular 

La delincuencia organizada ya tendría al menos el 20% del mercado nacional de combustibles

La delincuencia organizada ya tendría al menos el 20% del mercado nacional de combustibles

En este mes, cinco estados del occidente del país sufrieron falta de gasolina, hecho que no había pasado en décadas. El boletín emitido por Pemex atribuyó el desabasto en la región al incremento de tomas clandestinas en el poliducto Salamanca-Guadalajara. (Pemex, 2015) Pero éste no fue un caso aislado, pues al estado de Puebla ya le ocurrió lo mismo este año. Estos sucesos revelan un problema de fondo.

Además de la baja en la producción petrolera, la delincuencia es una de las razones por las que se ha tenido que importar más combustible. Por ello vale la pena preguntarse, ¿cómo puede afectar la inseguridad la reforma energética? ¿Cómo ha afectado a Pemex? ¿En qué estados ocurren qué cosas? Y ¿qué se puede hacer al respecto?

 

Pemex, en alerta máxima

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, México es el décimo país más costoso para las empresas globales por la incidencia del crimen y la violencia. (Morales, 2014) Dicho documento tiene una aplicación sustancial para la reforma energética, pues identifica que la fortaleza macroeconómica y el manejo de las finanzas públicas incentivan la atracción de la inversión al país, mientras que la violencia, especialmente la extorsión y el chantaje, son los principales desincentivos.

Al día de hoy, no hay duda de que las empresas trasnacionales, especialmente las que tienen fuerte actividad empresarial en Texas, van a participar en las licitaciones derivadas de la reforma energética. La pregunta que se hacen es, ¿la violencia pondrá trabas al negocio? ¿Cuáles son las preocupaciones que debemos tener como inversionistas en materia de seguridad?

Uno de los primeros pronunciamientos viene de la prensa texana, que reconoce que “las empresas estadounidenses muy probablemente tendrán que lidiar, como otras compañías de la región, con robos y otros crímenes que cometen los cárteles. En algunos casos, inclusive, tendrían que pagar dinero por protección”. (Ortiz, 2015)

La participación del crimen organizado ya tiene repercusiones sobre toda la cadena de valor de la industria petrolera. La primera gran afectación es la ocupación de terrenos en los que se realizará exploración o producción, especialmente en áreas ricas en yacimientos como la Cuenca de Burgos. Varios de estos terrenos son zona de tránsito y monitorización de grupos delictivos.

La segunda actividad ilícita, y la más grave, es la de las tomas clandestinas. En casos extremos en que las tomas son mal manejadas o sufren ataques, ocurren tragedias como la de San Martín Texmelucan, Puebla, donde murieron 29 personas en 2010.

En 2012 se detectaron 1,749 tomas clandestinas y la pérdida por robo de combustible ascendió a 7,300 millones de pesos. En 2013 se detectaron 2,627 tomas clandestinas que ocasionaron una pérdida de 10,300 millones de pesos. En 2014 la cifra subió un 40% hasta 3,674 tomas clandestinas. Esto fue equivalente a 27,000 barriles diarios de combustibles, con pérdidas por 21,350 millones de pesos, lo cual es más alto que el presupuesto de algunas entidades federativas. (Noticieros Televisa, 2015)

Sobre la explosión en el robo de gasolinas, Pemex ha identificado que los cárteles son más eficientes y sofisticados que hace unos pocos años. Antes se limitaban a buscar postes amarillos que advierten ductos subterráneos de Pemex. Ahora tienen mayor precisión sobre dónde se encuentran los ductos y manejan procedimientos como si fueran operadores de las diferentes tecnologías.

Se han manejado tres causas principales que podrían explicar este aumento:

  1. El incremento de la violencia y el miedo de la población a estos grupos, que ha sido ampliamente documentada.
  2. El reclutamiento de funcionarios y trabajadores de Pemex, el cual se refleja principalmente en la sofisticada perforación de las tuberías presurizadas. En los últimos 10 años se ha detenido a 97 trabajadores de Pemex y 10 contratistas vinculados al desvío de gasolinas.
  3. La liberación de documentos confidenciales gestionada por la Comisión Nacional de Gobernadores para hacer un atlas de protección civil de colonias. Después de una larga negociación a la que Pemex se negó por mucho tiempo, los gobiernos estatales y municipales recibieron planes de inversión y mapas de los ductos de la entonces paraestatal, los cuales pasaron por las manos de muchos funcionarios. (Loret, 2015)

Pemex ha reaccionado de dos formas principales. Por un lado, ha evitado enviar trabajadores a zonas peligrosas o deshabitadas, pues han denunciado riesgos de extorsión, amenazas y secuestro; ahora se instalan válvulas que miden la presión en los ductos y que se pueden abrir y cerrar remotamente. Por otro, en febrero pasado anunció que dejará de transportar gasolina y diesel terminados por medio de ductos, por lo que sólo circularán combustibles que aún requieren refinación. Además, el Senado aprobó en marzo la ley que califica el robo de gasolina como delincuencia organizada.

La tercera afectación a la cadena de valor es el asalto a los camiones cisterna que transportan el combustible de las terminales de distribución hacia las gasolineras. Se ha detenido a operadores que portaban credenciales falsas y uniformes de Pemex. También es probable que el crimen organizado haya creado su propia infraestructura para desviar petróleo de los ductos y transportarlo a través de México y la frontera con Estados Unidos, que incluiría redes de transporte con operaciones en puertos marítimos. (Haahr, 2015)

El cuarto problema es la venta de gasolina robada a gasolineras en ambos lados de la frontera y a refinerías en Texas. Los puntos de venta son diversos: a orillas de la carretera, a través de estaciones de servicio que se han apropiado y a través de tiendas fachada, especialmente negocios de desperdicios industriales.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), la delincuencia organizada ya tendría al menos el 20% del mercado nacional de combustibles, que por los bajos costos de obtención les permite ofrecerlos por debajo del precio de mercado. (González, 2015) Con los altos precios de la gasolina, el combustible ya tiene alta demanda.

La quinta afectación es el asalto, la extorsión y el sabotaje a gasolineras y tiendas de conveniencia adjuntas, especialmente en los estados de Tamaulipas, Veracruz y Tabasco. Algunas ya se han abandonado, no sólo porque el combustible no llega, sino porque el personal es amenazado o intimidado.

La sexta actividad, mucho más fragmentada, es la creación de subproductos a partir de los hidrocarburos, especialmente drogas sintéticas, sustitutos de combustóleos y combustibles híbridos como el “guachicol”.

 

Los problemas están en los estados

A continuación un recuento breve sobre la situación en algunos de los estados donde Pemex tiene copiosas operaciones.

  • Tamaulipas reportó 699 tomas clandestinas el año pasado, concentrando el 20% de todo el país. El ducto más afectado es el Reynosa-Cadereyta-Santa Catarina, que llega hasta Nuevo León. Es un estado crítico porque tiene los mayores yacimientos de gas shale. Actualmente, dos carteles rivales, los Zetas y el del Golfo, se disputan el control de las rutas del estado. Por ello han sucedido tiroteos, bloqueos de carreteras y quema de coches de forma impredecible, según el gobierno de Estados Unidos. Utilizan el crudo y el combustible robado para venderlo en refinerías en Texas o a gasolineras en ambos lados de la frontera. El gobierno texano ha decidido incrementar la seguridad en su frontera.
  • Veracruz reportó 236 tomas clandestinas en 2014. Los ductos que salen de la refinería de Minatitlán hacia Puebla y Villahermosa son los más afectados. Su historial es más amplio, pues en 2007 hubo 8 ataques a ductos de Pemex en Veracruz. Actualmente, los Zetas y el cártel del Golfo pelean por las rutas de tráfico, y el cártel Jalisco Nueva Generación comienza a tener presencia.
  • Tabasco reportó 275 tomas clandestinas en 2014, así como la explosión de una pipa cargada de gasolina donde murieron 21 personas. Los Zetas son los principales ocupantes del territorio y ordeñan principalmente el ducto Minatitlán-Villahermosa.
  • Puebla reportó 297 tomas clandestinas en 2014, y este año ha aumentado el ritmo de ordeña, especialmente en el ducto Minatitlán-Puebla. El estado ha sufrido desabasto en 480 de sus gasolineras, de las cuales unas 50 han cerrado en el último año. Cuando hay desabasto en ese estado, también se afecta al vecino Tlaxcala. (Shanik, 2015)
  • El Estado de México tuvo 266 tomas clandestinas en 2014 y este año subió el ritmo a casi dos tomas por día.
  • Guanajuato detectó 425 tomas el año pasado, especialmente en el ducto Salamanca-Guadalajara.
  • Jalisco tuvo 310 tomas en 2014, afectando tanto a pueblos como a partes de la ciudad de Guadalajara.
  • Sinaloa detectó 290 tomas clandestinas en 2014. Ahora ha tenido que tomar medidas especiales para el gasoducto El Encino-Topolobampo. (Noticieros Televisa, 2015)

 

Estrategia integral y flexible

Si bien las acciones delictivas han explotado en los últimos años y han dejado un impacto severo, se están tomando acciones para tratar de resolver el problema. Dentro de esta implementación se deben considerar las siguientes cuestiones:

  • Delimitación de la atribución de funciones. Los asuntos energéticos y de seguridad tienen implicaciones para los tres niveles de gobierno, y continuamente se cruzan señalamientos sobre quién tiene la obligación de actuar.
  • Desarrollo de asesoramiento integral para que ahora que los privados también participen en las actividades de gasoductos, estén prevenidos y cubiertos de las potenciales pérdidas por ordeña ilegal.
  • Creación de un plan de seguridad con especial énfasis en garantizar la operación de las compañías de exploración y producción. Este plan forzosamente tendría que contemplar qué condiciones especiales se permitirán para que se puedan proteger y defender las inversiones.
  • Supervisar la existencia de fuerzas de seguridad privadas. La situación orillaría a las corporaciones a contar con fuerzas especiales con cierta preparación militar, las cuales serán mucho más especializadas que las empresas de seguridad tradicionales. Esta situación podría ser controvertida porque los particulares podrían asumir para un terreno una tarea que le corresponde al Estado.
  • Desarrollo de plataformas de denuncia y canales que logren una comunicación más directa y rápida con los ciudadanos. Actualmente se están denunciando los delitos por redes sociales.
  • Despliegue efectivo de una porción de los 5,000 elementos de la gendarmería.
  • Preparación exitosa de inspectores, de acuerdo con el programa del Centro de Capacitación y Adiestramiento Especializado de Infantería de Marina, que se concentrará principalmente en el Golfo de México.

En conclusión, para garantizar el éxito de la reforma energética a través de la seguridad, algunos problemas se comenzarán a atender con otras estrategias ahora que el negocio esté en juego. La baja en los precios del petróleo alentará el proceso para explotación del gas shale, lo cual puede ser una oportunidad para pacificar de una vez por todas al estado de Tamaulipas. Sobre todo porque en una industria con múltiples intereses como la energética, cuya apertura atrae a empresas de cultura harto litigante como la estadounidense, las demandas, reclamaciones y órdenes de compensación estarán a la orden del día.

 

Este texto fue publicado en Forbes México y con la autorización del autor circula un sinsabor.

Trabajos citados

González, N. (18 de febrero de 2015). Pemex ya no usará ductos para gasolinas; se enfrenta a delincuencia. Obtenido de Excélsior.
Haahr, K. (enero de 2015). Addressing the Concerns of the Oil Industry: Security Challenges in Northeastern Mexico and Government Responses. Obtenido de Wilson Center.
Loret, C. (29 de enero de 2015). “Góber” gasolina. Obtenido de El Universal.
Noticieros Televisa. (04 de marzo de 2015). Se dispara el número de tomas clandestinas para robar gasolina y diesel. Obtenido de Noticieros Televisa.
Morales, Y. (15 de octubre de 2014). México, el décimo país más costoso por violencia: WEF. Obtenido de El Economista.
Ortiz, I. (25 de abril de 2015). U.S. Companies Investing in Mexico Regularly Harassed by Drug Cartels. Obtenido de BreitBart.
Pemex. (01 de julio de 2015). En proceso la regularización del abasto de gasolinas y diesel. Obtenido de Petróleos Mexicanos.
Shanik, D. (01 de abril de 2015). Puebla, tercer estado con más tomas clandestinas de gasolina . Obtenido de CNN Expansión.

Comentarios

Comentarios