Fiesta brava.

Juncal

Por Santiago Eguía

La fiesta brava es un debate constante entre las personas a favor o en contra, pero independientemente de tu postura tienes que saber de qué se trata la fiesta, en qué consiste y qué simboliza para poder argumentar. Por eso, a continuación te presento una simulación de entrevista al ex torero español José Álvarez basada en una serie taurina española llamada JUNCAL.

 La cita era a las ocho de la mañana afuera de la Mezquita en la ciudad de Córdoba, España. Mi camión desde Madrid llegó a las cinco de la mañana, y al no conocer la ciudad no me quise arriesgar a salir cuando el Sol tampoco lo había hecho. Por lo cual, decidí reposar en una banca dentro de la estación a esperar a que pasará el tiempo, pero sólo lo suficiente para que él no me tuviera que esperar.

 Estaba acostado y casi dormido en la banca cuando sentí una presencia de una persona frente a mi, era un joven con los ojos rojos y en un abrir y cerrar de ojos yo estaba lejos del desconocido, pero éste se acerco a mi y me preguntó: “¿De dónde eres?” y mentí al responder que era madrileño, cuando realmente mi ciudad natal es la Ciudad de México. Él se fue, yo, no pude dormir más y esperé despierto a que diera la hora. A las siete de la mañana caminé hacia la Mezquita. Sin nunca antes haberla visto, la reconocí por sus arcos. Supe que había llegado con él cuando lo vi desde lejos con su sombrero puesto, un bastón en la mano y un puro en la otra y gritó: “Enhorabuena matador”, era él.

 José Álvarez “Juncal” es un matador de toros que triunfó en los años cuarenta, cincuenta y sesenta. En la cumbre de su carrera contrajo matrimonio con la rica cordobesa Julia Muñoz, a quien abandonó después tener dos hijos con ella. Tras veinte años de convivencia con su amante Teresa Campos, ésta le expulsa de su vida tras conocer sus infidelidades, por lo que Juncal decide regresar a Córdoba para intentar recuperar a su familia.

 El objetivo de Juncal era encontrar a su familia y el mío, conocer la vida de este gran torero, para mi fortuna coincidí con él en Córdoba y logré compartir la búsqueda de su familia a su lado. Durante esta travesía compartimos desde excelentes platillos como es la fritanga de sangre, platillo favorito del matador, hasta grandes reencuentros, como el que tuvo con su hijo Manuel Álvarez, y mientras el hablaba yo simplemente, “tomaba nota:”

 Recuerdo muy bien las primeras palabras que crucé con el matador y fueron precisamente sobre las plazas de toros y me comentó lo siguiente: “Obviamente todos se acuerdan de las plazas mas importantes y estas, en su mayoría, son redondas, pero nunca nadie menciona sobre una plaza cuadrada que es la mas antigua de España y es la plaza de las Virtudes”.

 Nos aclaró que el ruedo se adapta a la plaza y nos dio información específica de este coso elaborado en 1645, y agregó: “A unos ocho kilómetros de Santa Cruz de Mudela, en un paraje de alamedas, se encuentra el santuario de las Virtudes, conjunto histórico integrado por el coso taurino y la ermita de las Virtudes. La plaza de toros, de estructura cuadrada es una construcción típicamente manchega que combina el rojo bermellón con el blanco encalado” comentó el matador.

 “Pero independientemente de la forma geométrica de la plaza no hay nada mejor que torear en una plaza de primera categoría, hechas de concreto, con dos puertas de arrastre, una capilla, un quirófano, y aforo mínimo de 15 mil personas, ni se compara con las de mampostería ni las portátiles (segunda y tercera categoría)” nos compartió Juncal.

 Después intenté dejar los toros a un lado para conocer la vida privada del Sr. Álvarez y lo cuestioné sobre aquella ocasión en la cual él “le puso los cuernos a su esposa” y el me contestó lo siguiente: “Lo que dijiste, es verdad, y lo que sospechas de mi, también lo es, pero no hablemos de mi vida, mejor ahora, y aprovechando tu mención, hablemos de los cuernos de este bello animal, el toro de lidia.”

 “Y tienes razón, le puse el cuerno como dicen ustedes, y desde la cepa, pase por los rodetes y el centiro, atravesé la pala y termine con el pitón, porque lo que hice fue vergonzoso, y lo dejé totalmente escobillado. Seguramente le puse un cuerno capacho, con palas caídas y dirigidas hacia afuera, porque en las afueras del ruedo siempre me gustó estar, o un cuerno bizco porque tenía desigualdad de cuernos y de sentimientos.”

 Y finalizó: “En la lidia, el toro representa al hombre, y el torero a la mujer, (por eso la vestimenta) y cuando el torero le decide poner fin a la vida de toro, lo hace, tal cual como yo lo viví con mis mujeres por mis infidelidades.”

 Durante unos días yo me alejé de José y me fui a visitar un lugar que precisamente el me recomendó: Puerto de Santa Lucía, es una ciudad española situada en la provincia de Cádiz, en la comunidad Autónoma de Andalucía. Y por supuesto visité la Plaza de Toros llamada Plaza de las Galeras,

En el pasillo de la puerta principal, luce un mosaico con la siguiente inscripción de una frase atribuida a Joselito “El Gallo” (torero español 1895-1920) que comentó cuando se discutía en una tertulia sobre la mejor plaza de toros: “QUIEN NO HA VISTO TOROS EN EL PUERTO, NO SABE LO QUE ES UN DÍA DE TOROS.”

Al regresar a Córdova, encontramos al maestro por medio de su gran amigo “Búfalo” mientras el me boleaba los zapatos gratuitamente, y al encontrar al buscado nos habló de la Feria de Córdova y de esta gran ciudad: “La Feria de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba es una feria cuyo origen se sitúa en el año 1284 y que se celebra anualmente en Córdoba durante los dos últimos fines de semana de mayo.

Y de la ciudad mencionó lo siguiente: “Es la tercera ciudad de Andalucía tanto por tamaño como por población, sólo por detrás de Sevilla y Málaga, y la undécima de España.” También nos recomendó visitar la Mezquita, el Callejón de las Flores y el Mausoleo romano.

A “Pepito” siempre le gustó torear con música y su canción favorita para estar en el ruedo y lidiar era “Gato Montés” y entre otras el nos menciona: El “paso-doble” o “pasodoble” es una marcha ligera, adoptada como paso dos reglamentario de la infantería, también se encuentran: “Suspiros de España”, “España cañí”, “La Gracia de Dios[“] “Pan y toros”, “La Morena de mi Copla” “Francisco Alegre”, “Amparito Roca”, “El Beso”, “Plaza de las Ventas” y “ La Macarenita”.

Al finalizar de charlar sobre música taurina el maestro se acordó de un toro que alguna vez lidió llamado “Bocanegra” y al escuchar ese nombre y estando en Córdoba no pude evitar acordarme del matador de toros: Manuel Fuentes Bocanegra, quien empezó su carrera en una cuadrilla infantil, y continuó como banderillero en la cuadrilla de Pepete para pasar posteriormente a la de Manuel Domínguez.

 Tomó la alternativa en el Puerto de Santa María el 31 de agosto de 1862 actuando como padrino Manuel Domínguez. Confirmó la alternativa en Madrid el 5 de mayo de 1864 con Cúchares como padrino. No fue gran torero pero me acuerdo muy bien haber leído de él.

Después de hablar de toros y toreros del mismo nombre, Juncal comenzó a hablar de ganaderías y citó a la de Miura con mucho respeto y aclamó lo siguiente: “Miura es la denominación popular de un encaste de toros de lidia de características singulares forjada durante varias generaciones de una familia ganadera liderada por Juan Miura, desde 1842 hasta la actualidad.”Son toros espectaculares desde su salida a la plaza, sin duda, uno de los toros más ágiles que existen y más difíciles para torear.

Al mencionar a Miura coincidimos estar en la plaza de toros de Linares donde se encuentra un monumento de “Don Manolete”, aquel torero quien precisamente falleció en esa misma plaza en Córdoba después de una cornada de “Islero”, un toro de la ganadería de Miura el 28 de agosto de 1947. Posteriormente yo le comenté a José que este “Monstruo de Córdova” inauguró el cartel de la Plaza México junto con Luis Castro “El Soldado” y Luis Procura el día 5 de febrero de 1946.

Los papeles habían cambiado y en esta ocasión había sido yo quien daba los “comentauros” y Don Álvarez no se quiso quedar atrás y sacó una lista de toreros y empezó citando a Juan Belmonte: “El Pasmo de Triana, fue un matador de toros español, probablemente el más popular de la historia y considerado por muchos como el fundador del toreo moderno, impuso una revolución artística en la lidia.”

Continuó citando a José Luis Vázquez y a Antonio Bienvenida: “Hay un emotivo homenaje en la plaza de Las Ventas de Madrid, colocándose un mosaico de azulejos con el siguiente texto “Pepe Luis Vázquez Garcés, armonía, belleza y gloria en la Historia de la Tauromaquia”. En el mismo acto Ángel Luis Bienvenida hermano de Antonio Bienvenida (torero venezolano que se mudó a Sevilla) lo definió con la siguiente frase: “Ha sido la esencia del toreo, lo más puro, profundo y de mayor arte y personalidad que ha existido.”

Y finalizó con Domingo Ortega: “Torero poderosísimo que a lo largo de toda la historia taurina han dominado a los toros con que se enfrentaba, por muy duros y difíciles que fuesen. Excelente capeador y seguro estoqueador, con la muleta era excepcional, ya que lograba siempre adueñarse de los toros desde los primeros pases y mandar en ellos en toda la faena”.

Los objetivos se estaban cumpliendo, por un lado, yo estaba conociendo y aprendiendo de un torero y por otro, nos dirigíamos a ver a su hijo torear en la Real Maestranza de Sevilla donde precisamente Juncal recibió su alternativa. A pesar de las diferencias que teníamos Juncal y yo decidimos que “Los toreros acaban entendiendose” y me continuó Instruyendo sobre la Plaza Sevillana:

“Es considerada la plaza más importante y con mayor tradición taurina de España. Es apodada popularmente como la «Catedral del Toreo». Construida originalmente en madera en 1733, en el monte del Baratillo (por lo que es conocida también como Coso del Baratillo), es una de las plazas más antiguas de España y la primera en forma circular (ovalada).”

Con Pépe compartí lugar en el 1° tendido (mejor lugar para apreciar la lidia, según el maestro, barreras, jamás) la primera vez que vio torear a su hijo, quien por cierto banderillea, y siempre coloca el par en buen sitio y lo hace bien tanto al cuarteo, como al sesgo. Pero su mejor virtud es el en tercio de muerte ya que terminó con la vida del toro sin avisos y en un solo intento.

Otra ocasión cuando compartí plaza con él (yo escondido en la tablas y el ni enterado), fue cuando tuvo una lidia con su esposa y el me comentó: “Primero intenté con una larga cambiada pero siempre me llevó a sus terrenos, intenté el tercio y después a los medios con naturales, pero definitivamente esa fue mi peor faena”. Afirmó el matador.

En un noche de copas, como las que solía tener el señor Álvarez le comentó a una mujer antitaurina que todo giraba alrededor de los toros y exclamó lo siguiente:” los arquitectos construyen las plazas de toros, los pintores pintan a los toreros, los médicos curan a los toreros, los poetas escriben poemas para los toreros, y las mujeres viven para los toreros” reiteró José.

“Por ejemplo, al pintor español Francisco Goya “La Corrida” y “La Corrida en la Aldea”, otro español,, Ramón Cargas “Corrida de toros” y finalmente al francés Éduard Manet con “Muerte del Toro”. Médicos en España como José Antonio Trujillo, quien actualmente es el médico titular de la Escuela Taurina de Ronda o a Raúl Morales quien inició la cirugía taurina en 1977.”

“Por otro lado los arquitectos de las plazas de toros de España han sido: José Espeliú “Las Ventas”, en Madrid, Rafael Moneo “La Plaza de España” en Sevilla y “Monumental Plaza de Toros México” por el ing. Modesto Rolland. Y poeta a Guillermo Zamudillo con su libro de poemas taurinos llamado “La Fiesta”.

Después de de citar tantos nombres y de convencer a la mujer que en la fiesta brava existen momentos artísticos y que es un deporte de gran categoría, Juncal continuó su camino y se dirigió al cuarto del hotel de su hijo quien había contactado por su hermano “Enano”, poco me comentó de esa conversación que tuvo con Manolo, quien él, a su vez citó a Maquivelo, (autor de “El Príncipe” y Discursos sobre la primera década de Tito Livio) simplemente me dijo que Manolo lo apreciaba mas como torero que como padre.

Para fortuna de Juncal comenzó la buena relación con su hijo y acudimos a verlo torear y me dio una cátedra tercio por tercio, a la salida del toro me dijo”Hay toros sosos, genios y bravos, como este, no recomendaría a Manuel que banderilleara a este toro” a salida de los picadores mencionó: “Hay tres reglas de los picadores al chorrear la vara no banrenar (girar la puya) no rectificar (donde cae la vara) y no hacer la carioca (tapar la salida al toro).”

Yo había hecho caso omiso del primer comentario del maestro y hasta no ver la cornada que sufrió Manolo por banderillear entendí la bravura del toro, pero como dice Juncal “el torero siempre es el responsable” y por fortuna para su hijo solo hubo una trayectoria y el muchacho pudo seguir con su carrera.

En el ultimo capítulo de mi vida en el cual estuve cerca de este gran torero fue aquel día en que se le concedieron tres deseos, (tenían que ser tres porque es el número de los toros) el primero, llegar en una carroza con un traje blanco a la Plaza de Toros, el segundo ver cuando su hijo recibía la alternativa y el tercero morir a causa de un toro.

Manuel Álvarez no quería matar al toro y al no hacerle caso a su padre vio lo que siempre quiso haber visto: ver torear a “Espléndido” (significado de Juncal) y ver como levantaba de los tendidos a los aficionados con esa última gran faena, que termino con la cornada de un toro, que precisamente había escogido José en una tienta.

Sin pensarlo dos veces acudimos al quirófano y alrededor de José Álvarez “Juncal” estaba Manolo, “Enano”, “Búfalo” y yo, primero admitió haberse equivocado en la elección del toro y le dijo a su hijo que se alejara de los toros “él que podía”, después se despidió de su hermano, le agradeció a “Búfalo” y finalmente me vio directo a los ojos y antes de morir me dijo:”Que Dios reparta suerte matador, que Dios reparta suerte.”

Comentarios

Comentarios